Tener un lugar a donde ir, se llama hogar. Tener personas a quien amar, se llama familia. Tener ambas, se llama bendición.