Podemos tomarle fotos a tu bebé en cualquier etapa, pero las más recomendables son cuando tenga pocos días de nacido, máximo un mes, o cuando el bebé ya pueda por lo menos gatear.